Usted está aquí

Fernando Arrabal
Domingo, 25/09/2016
De 20:00 a 21:30

Ketamina  (¡Feliz!)


Un vehículo  me llevó a una velocidad vertiginosa.
Recorrí laberintos 
y selvas exponenciales 
centuplicándose instantáneamente,
galaxias con planetas trapecistas, 
túneles radiantes 
entre  abismos oceánicos 
que subían al cielo.

No me daba  tiempo para verlo todo, 
pues todo desfilaba  rapidísimamente.
Flores gigantescas y microscópicas 
reían a lágrima viva,
piedras preciosas
y espejos de goma daban saltos por la luna,
caleidoscopios con cuernos de rinocerontes  
se abríana mí acogedores 
cuando iba a estrellarme contra ellos
Surgían voces 
como si conversaran cerca de mí  ángeles humanos.
Un estruendo  sorprendentemente  armónico 
interpretaba la sinfonía del Edén.
Ella en otro vehículo
¿encima de mí o debajo?  
¿detrás o al lado? 
cruzándome diagonalmente 
o ¿cayendo perpendicular desde lo alto?  
me siguió un segundo 
y nos alejamos irremediablemente.
Pero sabía que más tarde 
nos encontraríamos, felices.
Samuel vino a bordo de una vaca meteórica.
Me explicó algo tranquilamente,  
pero dada la velocidad  
sólo oía palabras sueltas.
A Lélia, corriendo vertiginosamente 
a caballo de Freud, 
tampoco conseguía poder dirigirme a ella.
Mi padre, 
como un rayo supersónico, 
salió del pasillo de la muerte del Penal del Hacho.
Sabía que íbamos a besarnos 
en el fondo del firmamento 
entre cataratas de arena. 
Desternillándose Houellebecq y Kundera 
pasaron como bólidos.
Mi madre nonagenaria 
volaba a bordo de un cohete supersónico  
gracias a su perfusión de oxígeno en la nariz. 
Reía seráficamente. 
Los patafísicos coreaban.
 "bienaventurados los pobres" 
en un  eco que se podía masticar.
Yo mismo desaparecía y aparecía 
irreconocible para mí mismo.

Dios me  tragaba 
y me proyectaba

Me sacó de mi 
supersónico vehículo 
para colocarme en la palma 
de Su mano.
 
Sentía que  iba a ocurrir  algo 
aún más prodigioso 
cuando… 

una voz 
me susurró 
dulcemente: 
"Monsieur Arrabal, ¿comment allez-vous?  
Reconocí  a la anestesista
...  y tomé tierra.
 
Fernando Arrabal

 

Fernando Arrabal (Melilla, 1932) . "A pesar de ser uno de los escritores más controvertidos  ha recibido:  el Pasolini de cínema, el Nabokov internacional de novela, el Grand Prix de teatro, el Espasa de ensayo,  el Wittgestein de filosofía, el Mariano de Cavia de periodismo, el Alessandro Manzoni de poesía …;   a los diez años fue Premio Nacional de “superdotados" y ahora comparte con Marcel Duchamp,  Benoît Mandelbrot, Man Ray, Max Ernst, Simon Leys, Umberto Eco  y Jean Baudrillard el más prestigioso galardón de hoy:  'Satrape 'Pataphysique' ": Ante Glibota. 

"El trágico destino de su  padre  marcará al autor de una luz moral que está en la materia misma de su arte": Vicente Aleixandre. 

"Arrabal es  el único  escritor que editó una carta pública a Franco en vida del general.   Sin militar  (ni siquiera en formaciones anarquistas) fue juzgado y encalabozado en 1967  en la cárcel de Carabanchel": Jean Marc Debenedetti, Poésie 1. 

"Es el único superviviente de los cuatro avatares de la modernidad”: Mel Gussow (The New York Times). 

"Le apasionan los poemas plásticos (su obra secreta) el ajedrez y el rigor matemático  del tohu-bohu": Luce Arrabal

Autores Relacionados

Albert Pla es un reconocido y polifacético artista con más de 25 años de carrera a sus espaldas en los que ha desarrollado una extensa actividad, tanto musical como teatral y cinematográfica. Inició su carrera en la década de los 80. Con... ver más
Bruno Galindo es autor de los poemarios “Lunas hienas”, “África para sociedades secretas” (Premio Rafael Pérez Estrada 2002) y “Duna 45”. Ha publicado los ensayos “Vasos Comunicantes” y “Omega” (finalista Premio UFI 2012). Ha incursionado en la... ver más

Localizaciones