inicioinicio-ico.png

Usted está aquí

Back to top

foto banner

tx destacado autor

Denominada su obra "Poesía de la consciencia" ofrece una retórica de lo real con exquisita sensibilidad.

cenefa-banner.png

Eva Vaz

Biografía

Eva Vaz (Huelva, 1972) ha publicado los libros de poemas Ahora que los monos se comen a las palomas (2001), La otra mujer (2003), Leña (2004), Metástasis (2006), Ruido de venenos (2013) y Trabajo sucio (2016). Su obra aparece en diversas antologías, como Carne picada, Voces del extremo, La verdadera historia de los hombres, Hankover, 21 de últimas, Femigrama, Poemas a toda plana y 23 pandoras, entre otras. Ahora mismo prepara un nuevo libro: Los pájaros muertos. Es columnista en diversos medios.

En 2010 publicó una antología de toda su obra poética, con el título de Fragil, en la editorial Baile del Sol.

Trabaja como gestora cultural en su empresa “Ex Libris” desde1999.

Poemas

CINTA EN EL JARDÍN

Perder placer es triste

Luis Cernuda

 

Perder placer es triste,

por eso están los bares

o las casas de putas:

placeres a manotazos,

como espantapájaros que aplauden.

Tú arañabas el placer dando lengüetazos

a los restos de coca de tus libros:

leías, los vi en la mesita, libros con marcapáginas.

Es cómico encontrar

El retrato de Dorian Gray

junto a la cama de una muerta.

Perder placer es triste,

por eso desayunabas martinis con vodka,

pero no había glamour en ello:

realmente era patético.

Ya vi a la muerte ejerciendo,

con disciplina,

merodeando bajo tus piernas hinchadas.

Esa puta se ceba con los alcohólicos,

hace trabajos cochambrosos.

Se complace con estas cosas.

Y te encontramos en el jardín,

emitiendo gemidos azules.

El cian de la muerte es ordinario.

Yo guardé tu ropa limpia,

aún caliente,

porque el vodka se comía tu hígado

a mordiscos

pero tú siempre ibas bien vestida.

El móvil aún estaba cargado:

¿una conversación sobre el cielo? ¿un whatssap?

Me gustaría saber cómo se muere:

tú ya tenías experiencia.

Perder placer es triste.

Encontré aquel bolsito de boda,

tan fino, con el menú de la fiesta.

Finalmente, todo guardado en orden,

parecía un triste trastero de la vida.

Cada cual debería elegir

cómo morirse,

y tú elegiste el vino.

“Dejad las rosas para los otros”.

Descansa, morirse de alcohol

debe de ser muy cansado.

Muy indecente.

El placer se fue a otro sitio

y nos dejaste tu cadáver

en el jardín,

delante de nuestros ojos.

Y un olor a lejía que tapaba,

como un féretro,

el olor de la muerte.

CRÍA CUERVO

Esos hijos que ahora

devuelven la mirada, pero no la sonrisa

Fernando Beltrán

 

Creo que tenemos pendiente

una conversación inédita.

De mi infancia o del resto de mi vida,

ahora que mamá es vieja

y tú te comes el mundo

con un simple gesto de melena

negándome tu rostro.

Ahora que tú eres la protagonista

absoluta de tu vida.

Y yo soy una comparsa innecesaria

y molesta,

un zumbido viejo sin atractivo.

Sólo soy una madre,

hay muchas en el mundo.

Antes también era una madre,

pero entonces era exótico.

Ahora es ser una piedra

que pesa más que yo misma

y mi fracaso es la sombra

que ves proyectada en tus espejos.

Será por eso que ya no regresas:

la casa está llena de telarañas

y una humedad que descompone

la paciencia.

Huele a viejo y a puchero rancio de madre.

No más. Ya no soy de tu gusto

ni del gusto de muchos.

Pero escucha: estoy aprendiendo a ser

de mi propio gusto.

Y eso es el alimento 

de mi resurrección cotidiana.

Cuando regreses,

vas a asustarte de lo mucho 

que he crecido en estos meses.

Ya soy más alta que tú.

EL ORGASMO

Los psicotrópicos anestesian mi deseo.

Yo me amaba a menudo

y mi sexo temblaba sagradamente.

Mi coño era feliz y desafiante

y ahora dormita en un limbo de espuma.

Y ya no es una flor carnívora,

hambrienta y hermosa.

Ahora es un cactus, una flor de plástico,

un bebé dormido y sin conciencia.

Y acabo arañando mi coño

como un suelo seco y con grietas

un suelo de piedras.

Drogada no puedo correrme:

mi saliva no moja y mis dedos

ahora son espinas en mi entrepierna.

Mi coño ya no tiembla,

también mi sexo está drogado

Y ya no llora obscenamente

Porque yo ya no soy yo.

Y mi sexo es una jaula.