inicioinicio-ico.png

Usted está aquí

Back to top

foto banner

tx destacado autor

Frontera entre lo particular y lo público

cenefa-banner.png

Francisco Onieva

Biografía

Francisco Onieva (Córdoba, 1976). Unido familiarmente a Villanueva del Duque, reside en Pozoblanco, donde es profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Antonio María Calero, aunque actualmente trabaja como asesor de formación en el CEP de Peñarroya-Pueblonuevo. Ha publicado cuatro libros de poesía: Los lugares públicos (aparecido como cuaderno en 1998, corregido en profundidad y ampliado en 2008; finalista del Andalucía Joven), Perímetro de la tarde (Rialp, 2007; accésit del Adonáis) y Las ventanas de invierno (La Oficina ediciones, 2013; XXI Premio de Poesía Cáceres Patrimonio de la Humanidad) y Vértices (Visor, 2016: XXVI Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma). A ellos hay que sumar los cuadernos Descuidos y omisiones (2011) y Frontera, tú (2015). Asimismo, ha coordinado los libros colectivos Palabra compartida (2007) y Divergentes (2015).
Su obra poética ha sido recogida en antologías como Los círculos del aire (2008), Entre el puente y el río (2009), Antología del beso (2009), Terreno fértil (2009), Tintas para la vida II (2010), Un rayo que no cesa (2010), El mercado de los pájaros (2011) o Co&versos (2014).
Como narrador, ha publicado dos libros de relatos: Los que miran el frío (Ediciones Espuela de Plata, 2011; Premio Andalucía de la Crítica 2012 a la Ópera Prima) y El extraños escritor y otras devastaciones (Ediciones Espuela de Plata, 2016).
En la pasada edición de los premios Andalucía de la Crítica fue finalista tanto en la modalidad de poesía, con Vértices, como en la de cuento con El extraño escritor y otras devastaciones.
Además, es autor del ensayo En tierra de nadie. Antonio Rodríguez de León (2013) y de numerosos estudios sobre Cervantes, Bécquer, Unamuno, Alberti, Aleixandre, Borges,Cernuda, Duque de Rivas, Teresa de Jesús, Onetti… Ejerce la crítica literaria en Cuadernos del Sur y en 2016 ha sido elegido académico correspondiente de la Real Academia de Córdoba.

Poemas

PALIMPSESTO

Una niña coloca las manos en la nieve.
La nieve lava el mundo
y escribirla es origen como ausencia.
Las huellas se endurecen con el frío.
Son parte de la nieve; son parte de la niña,
que aguanta la caída vertical
de pequeños hexágonos
irregulares.
Me mira y me sonríe.
Agacha la cabeza y se quita los guantes.
Extendidas las palmas, aprieta con más fuerza,
buscando la profunda exactitud
de lo que no se borra.

Disfruta de lo efímero.
Vivir es compartir un zeugma
y no emplear palabras connotadas.
Ella es el punto de regreso
a un universo anterior al lenguaje.

MI LUGAR EN EL MUNDO

Mi lugar en el mundo
es tan solo el de un hombre
que vive con vosotras
y que, de vez en cuando, acude a las palabras,
con las que intenta definirse,
para que estas no sean artificio
sino descarga, temblor, sacudida.

SINTAXIS DE LO INÉDITO

Cuando la casa es noche
acudo a las palabras.

Y tú duermes.
Observo y aguardo lo inexplicable.
Sin más idioma que el silencio.
Y es que el silencio también nombra.
Experimento la agonía

de la búsqueda de un vocabulario
inicial.
Ensimismado, como un relojero ciego,
limpio lo imprescindible
y espío la sintaxis de lo inédito
a través de las grietas de la lengua.
A tientas.
Sin embargo, no puedo desbordar el área del flexo,
una interrogación sin horizonte
que confiere presencia a lo de fuera.
Impotente, recojo mi cuaderno y el bolígrafo.
Reordeno los libros
y todo lo que he sido incapaz de escribir.
Abro la puerta. Apago la luz.

La lámpara apagada aún conserva el mundo.