María
Gómez Lara
nombre autor
María
apellido autor
Gómez Lara
Otras actividades
30/09/2023
10:30
Cosmoversos
01/10/2023
19:00

Biografía

María Gómez Lara (Bogotá, 1989) estudió literatura en la Universidad de los Andes en Bogotá. Tiene una maestría en escritura creativa en español de la Universidad de Nueva York y otra en literaturas y lenguas romances de la Universidad deLeer más

María Gómez Lara (Bogotá, 1989) estudió literatura en la Universidad de los Andes en Bogotá. Tiene una maestría en escritura creativa en español de la Universidad de Nueva York y otra en literaturas y lenguas romances de la Universidad de Harvard. Es doctora en poesía latinoamericana por esta última universidad. Actualmente es profesora en la Escuela de escritores de Madrid.

 

En cuanto a su producción literaria ha publicado los poemarios Después del horizonte (2012), Contratono (Visor, 2015), El lugar de las palabras (Pre-Textos, 2020) y la antología Palabras piel (Frailejón Editores, 2022). Contratono mereció el XXVII Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe a la Creación Joven e incluye un prólogo de Ida Vitale. Además, fue traducido al portugués por el poeta Nuno Júdice bajo el título Nó de sombras (2015). 

 

Algunos de sus poemas también han sido traducidos al italiano, al inglés, al chino y al árabe y han aparecido, tanto en español como en ediciones bilingües, en distintos medios de Latinoamérica y España y en numerosas antologías de poesía colombiana y latinoamericana. 

menos
  • Poemas
  • PALABRAS PIEL

     

    palabras número palabras tiempo

    palabras piel 

     

    Rose Ausländer 

     

    si pudiera escoger otra piel

     

    sería oscura como la mía 

    y estaría hecha de palabras

     

    si pudiera decir palabras-piel

     

    y así tener un cuerpo 

    como el mío 

     

    pero 

     

    elocuente 

    al quebrarse 

     

    si tuviera un cuerpo que dijera 

    por ejemplo aquí estoy no me he ido por ejemplo sobrevivo 

     

    un cuerpo que diera razones y porqués 

    y no este aturdimiento este cansancio estos huesos casi polvo de tantas veces rotos 

     

    cuánto entendería           entonces: 

     

    si tuviera palabras

    en vez de cicatrices 

  • FRIDA KAHLO 

     

    i. 

    si pudiera pintar como Frida Kahlo 

    tendría muchos bocetos para los huesos rotos 

     

    primero a lápiz 

    luego iría agregando 

    los colores

     

    ensayaría siluetas 

    volvería a empezar

    cruzaría líneas y contornos 

     

    hasta dar

    con la forma exacta de la herida 

     

    entonces 

                      probaría 

     

    todas las distintas 

    tonalidades del rojo 

    para el cuerpo ensangrentado 

     

    hasta encontrar 

    ese matiz justo de lo frágil 

     

     

    ii. 

     

    la expresión de su dolor 

    está en la imagen: 

     

    los ojos entrecerrados 

    la boca resignada que no grita 

    apenas se abre

    tal vez murmura un gemido 

     

    las palabras 

    en el título del cuadro 

    inscritas en el letrero sostenido por palomas 

    UNOS CUANTOS PIQUETITOS!
    así en mayúscula 

    exclamando 

     

    contienen 

                        la ironía 

     

    porque ella 

    en la imagen 

     

    desnuda 

    herida 

     

    todavía con un zapato puesto 

    el de su pierna izquierda rota 

    todavía con el tacón

    que disimulaba 

    su pierna más corta que la otra 

     

    (uno de sus tantos desbalances)

     

    ella no puede decir 

    UNOS CUANTOS PIQUETITOS! 

     

     

    iii. 

     

    a las palabras

    en cambio 

    les cabe la ironía 

     

    de un cuerpo quebrado 

    que aún sabe nombrarse 

     

    de un dolor ciego 

    que es clarividente 

     

    para ver 

    lo absurdo y lo pequeño 

     

     

    iv. 

     

    esa voz está en el cuerpo 

    y fuera de él 

     

    esa voz es y no es las heridas 

     

    es la perspectiva 

    imposible 

     

    a la vez desde arriba 

    y desde muy adentro 

     

    alguien que observa desde el techo el cuerpo roto y piensa pobrecita

    alguien que está también muy al fondo de ese cuerpo unos cuantos piquetitos 

     

     

    v. 

     

    pero yo no puedo pintar como Frida 

     

    no tengo su paleta de colores 

    no tengo la precisión 

    de cada corte en la piel 

     

    no tengo una cama sencilla en medio de un cuarto 

    en donde una mujer adolorida 

     

    se retuerce

    serena

    sopesando su dolor 

     

     

    vi. 

     

    sólo me queda la voz 

     

    me queda la voz frágil quebrada 

    que no puede pintar de rojo sus heridas 

     

    me queda la voz sin forma sin imágenes 

    que no puede dibujar las grietas que se abren 

    en sus huesos al romperse 

     

    me queda la voz sola                desprovista 

     

    sin distancia 

     

    sin más remedio 

    que ser al tiempo 

     

    su dolor 

    y su ironía