inicioinicio-ico.png

Usted está aquí

Back to top

foto banner

tx destacado autor

Poemas que generan imágenes en movimiento, invitando al lector a realizar su propia interpretación.

cenefa-banner.png

Juan Antonio Bernier

Biografía

Juan Antonio Bernier (Córdoba, 1976) ha publicado los libros de poemas La costa de los sueños (Córdoba, El Átomo, 1998), Así procede el pájaro (Valencia, Pre-textos, 2004), por el que recibió el premio Ojo Crítico de RNE en 2005, y Árboles con tronco pintado de blanco (Valencia, Pre-textos, 2011).  

Ha sido incluido en numerosas antologías de poesía contemporánea, tanto en España como en el extranjero. Entre 2004 y 2011 fue codirector literario del encuentro internacional de poesía Cosmopoética (Premio Nacional al Fomento de la Lectura en 2009)

Como traductor e investigador ha publicado Un silencio radiante. Ocho poetas búlgaros contemporáneos (Córdoba, Cosmopoética, 2010; en colaboración con Rada Panchovska y Liliana Tabákova), Diario de Juan Bernier (Valencia, Pre-textos, 2011), Dejar atrás el agua. Nueve nuevos poetas cubanos (Córdoba, La Bella Varsovia, 2011; con Fruela Fernández) y Poesía escogida de Giorgio Caproni (Valencia, Pre-textos, 2012; junto a Juan Carlos Reche). 

Licenciado en Filología Hispánica, ha trabajado como lector de español en la Universidad de Sofía (Bulgaria) y como colaborador del Instituto Cervantes de esa misma ciudad. Actualmente reside en Córdoba, donde trabaja como profesor en el Instituto Maimónides.

Poemas

EL INVIERNO, DE NUEVO

La hierba del solar ha crecido con fuerza.
No ha habido un solo día de este otoño
en que los elementos
le hayan dado la espalda.

Desde aquí puedo verla. Es un regalo
frente al dolor inerte de los muros.
El viento, el sol, las nubes, le han sido favorables
(también ellos, con su espalda de sombra).

En esta edad anómala y terrible,
pienso en mi amor;
se parece a esta hierba.

AMANECE EN EL BOSQUE

Me acerco hasta la puerta. El aire es frío
como el gélido lienzo de una cama vacía
y, aún conmocionado, lo acojo quedamente.

Hay pájaros cantando que, invisibles,
reclaman la atención hacia las hojas
que el bosque solicita. A ras de suelo
lo roza una neblina sin raíces.

Procuro no pensar. Quisiera devolverle
la familiar mirada con que el bosque nos mira.

Atento a lo contiguo, observo -me demoro-
la neblina inconsciente.

ANCIANO EN LA ESPESURA

Un anciano atraviesa la espesura,
camina entre las ramas del silencio
bajo un cielo crispado que desciende
con su lento nublar sobre la tarde.

Como una red tupida de hojarasca
esparcida a la sombra de este bosque,
así es su corazón ya deshojado
que acaricia la luz con mansedumbre.

Con su hatillo de días y el semblante
de quien no ha visto nada en el sendero,
un anciano atraviesa la espesura,
le da, con su mirar, significado.

(de Así procede el pájaro, Valencia, Pre-textos, 2004)