inicioinicio-ico.png

Usted está aquí

Back to top

foto banner

tx destacado autor

Creador apasionado y sorprendente, impulsado por la inquietud

cenefa-banner.png

foto oficial

Biblioteca Central
02/10/2017
De 18:00 hasta 19:00
Raúl Vacas

Biografía

Licenciado en Ciencias de la Información y Diplomado en Educación Social. Obtuvo los premios de “Letras Jóvenes de Castilla y León” en los años 1996, 1997 y 1998 con las obras Confieso que he fumado, El calor de los labios a solas y El imán de la muerte, y el Premio de la Academia Castellano-Leonesa de la Poesía con el libro Proceso de amor, editado en la colección “Cortalaire” de la Fundación Jorge Guillén y reeditado por Amarú Ediciones. En 2003 presentó una plaquette titulada Corte y Confección junto con Isabel Castaño, su mujer. Posteriormente publicó Al fondo a la derecha (una recopilación de artículos de opinión firmados con el seudónimo de “eltiopaco” en el semanario Tribuna Universitaria editados por la Obra Social de Caja Duero) y los libro de poemas Consumir preferentemente, en la editorial Anaya (Colección “Otros espacios”), del que acaba de publicarse la quinta edición y Esto y ESO, en la colección “Alandar” de la editorial Edelvives.
Raúl desempeña labores de edición, animación y gestión cultural y colabora con diversos medios de comunicación y revistas literarias.
En la actualidad coordina e imparte talleres de escritura creativa en colaboración con Centros de Profesores, Bibliotecas, Fundaciones, Academias, Museos, Editoriales, Colegios, Institutos, el Ministerio de Cultura o por cuenta propia. Destaca su participación, desde hace cinco años, en el Encuentro de Animación a la Lectura de Arenas de San Pedro y en los carnavales literarios de la Escuela Gençana. Raúl colabora con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, las Bibliotecas “Torrente Ballester” y “Casa de las Conchas”, de Salamanca, con la editorial Edelvives y con la empresa A Mano Cultura.
Ocasionalmente prepara exposiciones de Poesía Visual y coordina recitales de música y poesía.

Más Info Autor

Raúl es productor de los espectáculos “Cabaret” e “Impares. Fila 13” en colaboración con el pianista Pablo Ruiz y la cantante Sheila Blanco.
Desde hace tres años Raúl dirige, junto a Isabel Castaño, la Escuela de Escritura Creativa “de Vacas y Castaño”, un proyecto didáctico y cultural que pretende fomentar el gusto por la vida en el campo y la literatura. Dicho proyecto cuenta con diferentes talleres on line (de creación literaria, haiku y microrrelato) cuyos trabajos son editados y publicados en una colección propia. En dicha colección Raúl ha publicado los libros de haiku Hojas y Jaikulatorias. El proyecto se completa con las actividades que Isabel y Raúl organizan en la casa de pueblo “La Querida” y en la localidad de Aldehuela de la Bóveda.
En los últimos años Raúl ha publicado los libros Señal, con ilustraciones de Sara Morante (Ediciones Mundanalrüido), Niños raros, con ilustraciones de Tomás Hijo, en SM y Abecé diario (Ala Delta, Edelvives), con ilustraciones de Elena Queralt.
También ha colaborado en el libro Flor de todo lo que queda (Adarga, Edelvives), una antología de greguerías de Ramón Gómez de la Serna de cuya edición se ha encargado junto a Isabel Castaño.
Recientemente Raúl ha publicado los libros Salamanca y te miro, con fotografías de Victorino García Calderón, Uno solo, un cuaderno de poemas con obra gráfica de Aquilino González y Días como todos, un libro de poemas editado por la Asociación Cultural “El Zurguén” de Morille.
Raúl se asoma de vez en cuando a la ventana en su blog: http://raulvacaspolo.blogspot.com

Poemas

NIÑO FRÍO

Es el niño del ter-0
carnívoro cual ning-1
y antes de su desay-1
va a comprar al carni-0.
Apunta con lapi-0
los productos desea-2:
salchichón, empareda-2,
farinato, cabe-0.
Baja por la Calle El br-11,
detrás de la esteti-100,
pasa por el todo a 100
junto al puesto de la 11
y llega al puesto de Br-1,
número cuarenta y 3,
que descansa, sin es-3,
porque no hay cliente alg-1.
Con el cuchillo de a-0
y movimientos pausa-2
corta las piezas en da-2
mientras cae un agua-0.
Y calado hasta los co-2
compra, a la vuelta, un bizc-8,
lo mira y, aunque está p-8,
lo paga de todos mo-2.
Con los dientes afila-2
de masticar embuti-2,

a la playa, dando aulli-2,
va a hacer dieta de pesca-2.

NIÑA JIRAFA

De la sabana la grandiosa diosa
vive encogida en una escasa casa,
mientras la vende o la traspasa, pasa
las horas como mariposa. Posa
su larga lengua en la olorosa rosa,
muere de amor mientras amasa masa
de pan de avena que a la brasa asa,
pues esta altísima y hermosa osa
ser la sílfide más fragante ante
los jóvenes de la manada. Nada
mejor para su campesino sino
que otra jirafa suplicante cante
su amor por ella y su camada amada
ponga por fin en su destino tino.

ROMANCE DE LA NIÑA DE ESPUMA

Escuchen bien los infantes
de aqueste noble lugar
la historia que aquí les traigo
de la niña Mari Mar.
Era la niña de espuma
desde su llanto inicial
limpia como el agua clara,
jamás hubiera otra igual.
Sus ojos eran burbujas
de suavizante mirar,
su cabello un espumaje
de algas y de coral.
De espumillón era el talle,
de gomaespuma su andar,
de jabón eran sus besos,
de pompas el suspirar.
Gustábale, en el verano,
pasear junto a la mar,
caminar sobre las olas
y dejarse salpicar.
A una fiesta de la espuma
con un mozo fue a bailar
y entre pitos y entre flautas
se enamoró Mari Mar
y aquel mozo, que era limpio,

y le gustaba fregar,
con mucha pompa y boato
prometiola desposar.
Con un gran velo de espuma
que ella mandara bordar
el padrino, de su brazo,
condújola hasta el altar.
Fueron días de perdices
y sueños por conquistar,
hasta que el mal una noche
quiso a su puerta llamar.
Cuando la niña en la ducha,
se acabó de enjabonar,
el tapón de la bañera,
solo se fue a destapar.
La niña por los desagües
que van a dar a la mar,
se perdió sin que el marido
pudiérala rescatar.
Cuánto lloró aquel buen mozo,
cuán hondo fue su penar,
aquel extraño suceso
nunca se llegó a aclarar.
Desde ese día el esposo
de la santa Mari Mar,
trabaja en las pompas fúnebres
pues no la puede olvidar.
Aquí se acaba la historia,
justo es recomendar,
que ―como crece la espuma,
y al rato vuelve a menguar―
es preciso, si felices,
no dejar de vigilar
el tapón por si el destino
quisiéralo destapar.