Presencial y virtual

En el año de la pandemia, la poesía resiste. Cosmopoética vuelve un año más, esta vez del 28 de noviembre al 5 de diciembre. El festival será presencial, interdisciplinar y asimétrico. Buscará la complicidad de los asistentes. No quiere mascar el espectáculo, sino dar crudeza y cierta improvisación. Busca remover el ánimo de los espectadores. Lanzarlos de la música al poema, del poema al relajado diálogo, del diálogo a la luz, de la luz a la oscuridad de nuevo, a las certezas y luego a las preguntas. Será interactivo, ambicioso, desubicado y plural. No hay tendencias, ni política, sólo ciudades laberínticas donde perderse. Donde temer. Donde llorar. Donde sentirse solo. 



Concepto: Un viaje interior

Tras varias ediciones viajando por el mundo —México, Italia, Gran Bretaña— en el año de la pandemia y el confinamiento, Cosmopoética 2020, se vuelve hacia el interior.  Mira hacia nuestro país, España, y también se mira el ombligo. En el camino interior, la poesía emprende un ritual exorcista, que conjura, mediante sortilegios metafóricos, lo que conmueve el alma humana.
'España, el mundo es como tú; da igual que te llamaras Francia o Alemania o Estados Unidos, ya todo es España', escribió Manuel Vilas. Buscamos en mapas ajenos sentimientos inéditos por nuestra tierra. El confinamiento nos ha permitido redescubrir nuestro país, mirarlo desde arriba, con el desapasionamiento de un dron. Ver sus grietas y sus llanos, sus páramos amarillos, las ciudades apagadas. Y las trincheras, geografías sin diálogo, temor al mañana. Cosmopoética 2020 pretende cruzar la península con versos. Confundirnos. Desentendernos. 
La pandemia nos encerró en casa. Vivimos en primera fila un tour turístico por nuestras tristezas, nuestra incertidumbre, nuestros deseos y nuestras tibias y pálidas esperanzas. Renunciamos a la cotidianidad para defender la vida. Nos dimos un tiempo largo que nunca tuvimos. Y pensamos en qué somos, qué hacemos. Si hay algún lugar hacia el que ir o si sólo vagamos por esta existencia sencilla, por esta apabullante mundanidad. Se leyeron poesías en el balcón. Se compusieron canciones terribles. Nos agarramos a la cultura para evadirnos. Para arañar ventanas en las paredes. Para aliviar el dolor por los que se fueron. De repente, un nosotros. Un nosotros cabalgando con dudas y parsimonia. Turistas de sombra. Recuperando las ciudades. Viendo como nuevo lo que siempre estuvo ahí. Placeres y olvidos. Saludos con el codo. Nuevas normalidades como anillas de plástico enredadas en las patas.



País invitado: España

'Pregunto, me pregunto: ¿Qué es España? / ¿Una noche emergiendo entre la sangre?', escribió Blas de Otero. Cosmopoética 2020 quiere contestar a esta pregunta. Un país que no duda de sí mismo es más panfleto que poema. 
Autores de todo el panorama nacional unirán sus versos a los poetas con cuna en Córdoba. Cosmopoética quiere pensar en España. Buscarse en su literatura. Sonetos y naves espaciales. Tradición y baterías de litio. Pantallas y papel. Cielo y cemento.