Usted está aquí

Back to top

Abraham Gragera

Madrid, 1973

Biografía

Abraham Gragera (Madrid, 1973) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca. Ha cursado, además, estudios de psicología, filología y humanidades. Ha sido incluido en numerosas antologías de poesía española contemporánea.
Ha publicado los libros de poesía Adiós a la época de los grandes caracteres (Pre-Textos, 2005) El tiempo menos solo (Pre-Textos, 2012), Premio El Ojo Crítico de RNE 2013, y O Futuro (Pre-Textos, 2017), Premio Mejor Libro del Año 2017 concedido por el Gremio de Libreros de Madrid.
Ha traducido, individualmente y en colaboración, a Louise Glück, W.S. Merwin, Pascal Quignard y S. J. Lec, entre otros.
Ha dirigido, junto a Juan Carlos Reche, la revista de poesía Años diez. Y dirige actualmente, junto a la coreógrafa y bailarina Luz Arcas, la compañía de danza contemporánea La Phármaco.

Del autor

ESTRELLA FUGAZ

Aún es pronto, demasiado pronto para el ojo,
pero tarde, muy tarde ya para el pensamiento,
si veloz ilumina
esta árida extensión de la noche,
este manso terreno donde el girasol
se despereza, se astilla, se equivoca.

LA ENCARNADURA

I. ENIGMAS DE LA NATURALEZA
Era mi libro favorito.
Era un regalo de mi padre
lleno de gráficos y epígrafes,
fotografías en color
de máscaras, de buceadores
en el antártico, entre nubes
de krill; de esquirlas de cristal,
de ocelos y cefalotórax
vistos con microscopio cien
veces más grandes; e indecibles,
como lo que sentía con:
Y los árboles se volvieron
piedra, escrito junto al fósil
en el que me costaba un poco
dar con el árbol. O al llegar
a lo de la partenogénesis;
o al tratar de entender qué fue
lo que llevó a las procariotas
a fagocitar otras células,
y a convertirse en eucariotas,
inaugurando la noción
misma de vida, separando
lo vivo y lo inerte en el mar
primordial.
¿Fue de mutuo acuerdo,
la carencia de núcleo y de
membrana respectivamente?
¿O el hambre sin más y la lucha
por la supremacía? ¿Fue
un acto rutinario, ciego,
o una singularidad? ¿Cómo
se llega a ser nosotros?
Qué hacemos aún allí,
mi padre y yo, sin responder;
yo con mi libro favorito,
él con mi vida por delante;
los dos mirando al infinito
más próximo, no con nostalgia,
sino con nuestra única certeza:
que no nacemos, no morimos,
sólo nos separamos.