Usted está aquí

Back to top

Cosmoservilletas

Cosmoservilletas Toda la ciudad 12/11/2021 - 00:00

DESCRIPCIÓN

El gran universo de Cosmopoética abarca toda la ciudad a través de diversas actividades paralelas. La poesía se sitúa así al alcance de la mano, de tal modo que se demuestra que nadie puede escapar de ella porque en realidad está en todos los lugares. En esa línea de trabajo, las Cosmoservilletas son  una de las iniciativas de más éxito de Cosmopoética, convertidas ya en un clásico que cada año inundan por igual las barras de los bares y las redes sociales y que retornan en esta edición después de que en 2020 no se pudiesen hacer por las restricciones debidas a la pandemia, que prohibían colocar servilleteros en los establecimientos de hostelería. Entonces se sustituyeron por vasos de caña de cerveza serigrafiados con versos de los autores y autoras que participan en el festival en distintos locales de la zona centro y Casco Histórico, pero ahora vuelven las Cosmoservilletas como emblema de esta cita cultural.
En total, se han seleccionado 12 versos bilingües -seis en español y seis en portugués- de seis escritores, todos ellos lusos. Como faro, un gran clásico como Fernando Pessoa, figura indiscutible de la lírica europea contemporánea, pero también de autores actuales como Nuno Judice, Sara Da Costa o Ana Luisa Amaral.  Sus textos se han impreso en 420.000 servilletas de celulosa y estarán presentes en los restaurantes y tabernas de la ciudad de Córdoba durante la celebración del festival de poesía. Sesenta locales de toda la ciudad se han sumado a la iniciativa. Se trata de una propuesta del colectivo Ciudad Creativa,  cuya labor se centra en el desarrollo de espacios de trabajo entre los sectores creativo y económico que conviven en el mismo territorio.
Los versos seleccionados para esta edición, traducidos al español, son por ejemplo el divertido “Nunca estuve allí, /pero me gustaba”, de Ana Luisa Amaral, o el antológico pessoiano, que tanto define el talento y el ingenio del lisboeta, “Todas las palabras esdrújulas, / como los sentimientos esdrújulos, / son naturalmente / ridículas”. También se podrá ver la hermosa confesión de Goncalo M. Tavares “Escribo porque perdí el mapa” o el no menos cuidado y reflexivo “En la boca se posa la locura // y en los dedos la vendimia de las rimas”, de la ya mencionada Sara Da Costa. Nuno Judice escribe por último el certero “Un mar rodea el mundo de quien está solo” y Andrea C. Faria recomienda que “No comas nada que no anochezca”. Versos todos chispeantes, capaces de enceder la sensibilidad y la reflexión sin necesidad de nada más, y que ahora llegarán a través de esta iniciativa a almuerzos y desayunos, a la vida intensa de los bares y tabernas, a la calle y la vida cotidiana de la que viene la poesía y a la que de un modo u otro siempre regresa para hacernos mirar de otro modo la realidad.