Usted está aquí

Back to top
Abraham
Guerrero

Actividad Cosmopoética

Cosmoversos (II) - Sala Orive 19/11/2021
20:00h
Entradas:

Entrada libre hasta completar aforo

Biografía

Abraham Guerrero Tenorio (Arcos de la Frontera, Cádiz) es Licenciado en Filología Hispánica y ejerce como profesor de Lengua y Literatura en Secundaria y Bachillerato. En 2018 publica Los días perros (La isla de Siltolá). Ese mismo año, gana la VI Edición del Certamen Ucopoética, participa en el Festival Internacional de Poesía Cosmopoética y aparece en la antología Nudos (Bandaàparte Ediciones). En el año 2019, gana el concurso literario MálagaCrea, en la modalidad de Narrativa, así como el LXVI Premio Alcaraván de Poesía, con una plaquette titulada Tres ataúdes. En el año 2020, es ganador de la 74ª edición del Premio Adonáis de Poesía, con el poemario titulado Toda la violencia, publicado en 2021 por Rialp.  

Poema

 

MI MADRE

Mi madre, cada día, se refugia en su casa, 

numera las ausencias, una a una, 

y si la visitamos, viste todo 

de sonrisas forzadas y falso orden, 

como si pudiera escondernos 

las bombillas fundidas, 

la nevera vacía, 

el vaso de chupito debajo del sillón. 

 

Mi madre se deshace de sí misma

con caladas rabiosas, 

empavesa las noches de imágenes antiguas, 

y cuando ya no puede más

se marcha al dormitorio con los ojos cansados,

dejando en el pasillo

un reguero de angustias. 

 

Algunas veces abro la puerta de su casa

y si el salón está vacío

imagino su cuerpo inmóvil en el sofá,

desparramado en la bañera, 

o tengo el temor de encontrarme

un bote de pastillas encima de la mesa. 

Pero luego la escucho rondar en la cocina, 

tender la ropa, 

limpiar el polvo, 

regar las plantas, 

y pienso: qué lástima cuando ya no esté, 

mi madre, 

con todo lo inmortal que es la palabra madre.
 

TODA LA VIOLENCIA

La boca de la noche que se acerca

con aliento de frío. Que unos ojos 

se miren temerarios, tan suicidas

como dos faros yendo a contramano. 

La ropa que se arroja contra el suelo. 

La crueldad de unos labios contra otros.

La quemazón del beso en la garganta.  

El tacto de una lengua roja sobre

un cuerpo oscuro. El tiempo fustigado. 

Las uñas en la carne. El resuello 

de dos pechos sonando en el silencio. 

 

Esto que digo, amor, 

es toda la violencia

que necesito. 

 

 ESCRIBIR

Escribir es deberle

la verdad a mi madre cuando hablo por teléfono

y me pregunta cómo van las cosas,

y luego le aseguro  

que la cuenta corriente no está a cero, 

que hay un trabajo cerca, 

y temo que la mueca del engaño 

se asome al otro lado de la línea. 

 

Escribir es deberle un gesto a mi pareja 

cuando me toca el hombro 

y yo, ensimismado 

de versos y más versos, 

me excuso en que sopeso dónde echar el currículum, 

que pienso en el examen de las oposiciones,

la cena de esa noche, 

aunque esté construyendo en mi cabeza

un edificio torpe de acentos, escondiéndole

que habito en un mundo de hemistiquios, que vivo

contando sílabas. 

 

Es esperar

la quimera de un premio, 

el dinero preciso que convierta el poema

en una nómina, 

números que exhibir con mis amigos

para que así se crean que hay trabajo

en mi silencio, 

que soy un semidiós que pisa

sobre el suelo de mármol

del pórtico dorado de la literatura. 

 

Pero en la madrugada, 

cuando los dedos pálidos del miedo

me acarician la nuca y me impiden dormir, 

escribir es mirar el derrumbe de la mentira

fijamente a los ojos, 

y tirar de las sábanas y frágil apretarlas 

contra mi cuerpo,

tal vez en busca

de algo que me proteja. 
 

OFRENDA

Los padres de nuestros padres ofrecieron a sus hijos

el olor de las iglesias, las incontables ventajas

de la familia nuclear: 

el coche a cómodos plazos, reformar la antigua casa, 

dinero para el bautizo del niño.

Los envolvían entre los sedosos ropajes 

de la futura clase media. 

 

Nuestros padres nos ofrecieron

las incontables ventajas de ser la clase media: 

la universidad a cómodos plazos, 

un coche de segunda mano, 

dinero para el alquiler. 

 

Nosotros, 

estirpe de padres sin hijos,

ofrecemos nuestras manos vacías. 

Autores de la misma actividad