Usted está aquí

Back to top

ANT
ONI
O
PR
AEN
A

Cosmoversos. Sábado 28 - Sala Orive - 28/09/2019 - De 19:00 hasta 20:00h

Biografía

Antonio Praena (Purullena, Granada, 1973) ha publicado los libros ‘Humo verde’ (Accésit Premio Iberoamericano Víctor Jara 2003), ‘Poemas para mi hermana’ (Accésit Adonáis 2006), ‘Actos de amor’ (Premio Nacional José Hierro, 2011. Reeditado en 2016 por Raspabook) y ‘Yo he querido ser grúa muchas veces’ (Premio Tiflos, Visor 2013, 2ª edic. 2014). Por ‘Historia de un alma’ (Visor 2017) ha recibido el Premio Jaime Gil de Biedma, el Premio de la Crítica Andaluza 2018 y el Premio Valenciano de la Crítica 2018.

Ha visto la luz una antología de su obra hasta 2013 traducida al italiano: 'Tra cielo e terra', a cargo de Alessio Brandolini, con estudio introductorio de Gloria Bazzochi (Universidad de Bolonia). En breve aparecerá la traducción al griego de su libro Actos de amor.

Doctor en Teología. Profesor en la Facultad de Teología de Valencia, en la que complementa su investigación con cursos sobre la relación entre teología, cine, poesía y arte contemporáneos. Profesor de Domuni Université y del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Valencia. Ha publicado artículos de reflexión filosófica, estética y teológica, así como catálogos de diversos artistas contemporáneos y antologías de poesía judeocristiana.

GRAFITI

 

¿Quién sostiene este mundo?

No son los tipos como yo,

trajeados, erguidos y con clase.

Quizás esas mujeres con carritos de rafia

que son feas y gordas

y visten chaquetitas con pelusas.

Quizás las que consuelan los peores

25 minutos en la vida

de alguien que ignoramos:

 

'Dios es negra'

he visto en un grafiti sobre el muro

de un solar de desguace. Me he reído:

si vamos a ponernos trascendentes,

añadamos que es calva y que está en paro.

Ya lo dijo Aristóteles:

no siempre la verdad resulta bella.

Pero Aristóteles no existe.

Tan sólo es un consuelo de afligidos,

un invento de Grecia.

 

De 'Historia de un alma' (Visor 2017)

ENTRE HOMBRES

 

(43 estudiantes desaparecidos en Iguala, México)

 

Y ahora piensa en un hombre

que está meando sobre un valle

cubierto de amapolas.

Míralo: se ha plantado con sus botas

bien curtidas y limpias

sobre el borde del valle.

Se sujeta la verga con los guantes de caza

y mea de un extremo al otro extremo

del valle de amapolas

mientras apura un cigarrillo.

La fuerza de su orina hace temblar las amapolas.

Su meada penetra tierra adentro

hasta el temblor de la amapola

(-y acaso más al fondo; digamos, por ejemplo

que hasta el borde quebrado de una falla-).

No es este un hombre imaginario

de simbólicas botas bien lustradas;

ni orina que se piensa, ni guantes que se escriben

sujetando una verga literaria

sobre un valle ficticio.

Decimos que este hombre es un hombre bien hombre,

y que en el fondo no ficticio de este valle

hay huesos calcinados, hebillas calcinadas,

zapatillas y botas calcinadas

junto a membranas y cuadernos,

diccionarios y lenguas calcinadas.

Digamos que este hombre se sacude

la verga y, apurando el cigarrillo,

lo apaga con la punta de sus botas

y vuelve a su Volkswagen.

Este hombre soy yo

-no me gustan los hombres

que no sospechan nunca de sí mismos-

y ahora te doy asco.

Carece de importancia:

bienvenido al poema.

 

De la antología 'Los 43 poetas por Ayotzinapa' (Ed. Ana Matías Rendón, 2015)