Usted está aquí

Back to top

JAI
ME
C
EDI
LLO

Cosmoversos. Jueves 3 - Sala Orive - 03/10/2019 - De 21:00 hasta 22:00h

Biografía

Jaime Cedillo (Toledo, 1990) es periodista cultural y poeta. Desde 2016 es colaborador habitual de El Cultural (suplemento del diario El Mundo), y de las revistas Colofón, El Cuaderno o Zenda Libros.

‘Intramuros’ es su primer poemario, publicado en abril de 2019 por la editorial Bala Perdida. En el prólogo, el poeta Benjamín Prado destaca que “Jaime Cedillo sabe contarnos esa historia que ya conocíamos porque es la nuestra, pero no sabíamos cómo explicárnosla” y celebra el poema 'Un futuro de cuerpo presente', que “le habría encantado a Ángel González y a Jaime Gil de Biedma”. 

Algunos de sus poemas han aparecido en revistas literarias como Anáfora o Los Diablos Azules —Luis García Montero escogió el poema 'Cementerio'— y en el programa Poetas en el aire, de Radio Vallekas. En marzo participó en el festival Poesaña de Madrid, en abril recitó sus poemas en Sant Jordi (Barcelona) y en mayo presentó ‘Intramuros’ en la Feria de León.

Jaime Cedillo mantiene una intensa relación poética con Córdoba, donde presentó su libro, acompañado por el poeta Pablo García Casado, en la librería La República de las Letras. Uno de los poemas de Intramuros está dedicado al fallecido poeta José Ignacio Montoto y otro, titulado 'Córdoba', es un canto de amor a la ciudad.

CONTINGENCIAS

 

Mil novecientos

ochentaiséis. Toledo.

Plaza de Toros. Mis padres

doraban el fulgor de su noviazgo

al calor de un concierto de Sabina.

Joaquín no había parido Y sin embargo,

mi madre no me había parido a mí.

Mil novecientos

noventa y mi madre las llamaba

Mentiras piadosas, poco antes

de la ruptura. Supongo

que no se imaginaba nadie entonces

que su hijo crecería entre los versos

de Joaquín y entre el fuego

cruzado de sus padres.

 

Ahora mi madre observa

una foto de mil

novecientos

noventa y dos. Y dice:

Aquí nos acabábamos

de separar. —Y añade:

Se me ve tan feliz.

 

VERTICAL

 

Si me miras a los ojos

podrás atar mis cabos.

Si me miras a la boca

 

creerás que digo lo contrario a lo que piensas.

 

Si me miras al pecho

encontrarás lo que buscas.

Si me miras a los pies

lo perderás.

 

No consiento que me miren

de arriba abajo.