Usted está aquí

Back to top

MAR
ÍAN
IET
O

Cosmoversos. Miércoles 2 - Sala Orive - 02/10/2019 - De 19:00 hasta 20:00h

Biografía

María Nieto es dramaturga y licenciada en Interpretación Textual en la Escuela Superior de Arte Dramático de Gijón (ESAD). Es una de las voces más combativas de la escena madrileña en la lucha por la igualdad.

En mayo de 2018 publica ‘Siemprevivas’ con la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker. Actualmente, ya está en el mercado su cuarta edición. La propia autora lo define como “una flor, un deseo y su primer libro”.

Implicada en la lucha feminista, María trabaja dando voz a la mujer tanto en espacios de carácter poético, como en otros más teatrales. Es cofundadora de la compañía 4000 bengalas amarillas, con la que en enero de 2020 estrenará ‘Siemprevivas’ en la nueva temporada del Teatro Pavón Kamikaze.

A VOSOTRAS.

 

Soy Nora, sin Helmer.

La azafata del 1,2,3... La del vestido minúsculo.

La que perrea como una guarra de discoteca.

La que tuvo hijos de su padre. La que parió, sola y encadenada, a sus hermanos.

¿Cómo no puede estar hecha la comida?

Me llamaba su muñequita y jugaba conmigo como yo con mis muñecas.

Nadie me va a creer.

 

Soy nube de fuerza.

Ramo de siemprevivas en alto.

Te digo que tu polla es endeble, débil y endeble,

como los baberos de los hijos a los que me obligarás a dejar huérfanos.

 

Soy la violada.

Soy tu abuela, que nunca te cuenta del todo qué tal el abuelo.

El cadáver de Adela muriéndose de risa al escuchar que “la hija menor de Bernarda

Alba ha muerto virgen”.

Soy la de los cinco del portal. La que se lubricó cuando le dieron por el culo.

Lo ha dicho un abogado ¿te acuerdas?

Un hombre, tan hombre, que se desmaya cuando se despiertan los cazadores...

Que no, no es sí.

Que no, no es sí.

Que no, es no.

Nadie me va a creer.

 

Ando como una zorra.

Ando con miedo de vuelta a casa.

Ando cayendo ya, encallándome en mi propia guerra civil, como Lisístrata.

Esto es lo que se siente cuando se pierde a una de las nuestras, ¿no?

Soy eterna.

Ojos de gata que siempre está en celo.

 

Soy campo espigoso.

Soy la niña torbellino a la que grabaron en plena felación.

Soy felina.

Soy una de las rusas que parecen felices en la calle Montera.

No soy feliz.

 

Soy suspiro hondo. Las cenizas de la que voló por los aires al ser estrellada contra una gasolinera.

Soy objeto.

 

Soy la custodia de Juana Rivas.

Soy el el primer atisbo de flor en el jardín de los hijos de Bretón.

Soy muro de piedra.

 

Helena de Troya,

que ya no cree que sea su culpa.

 

Nora,

que ya no quiere ser muñeca.

 

Soy una prisionera. Un zulo lleno de ratas.

Nadie me va a creer.

Soy una mujer de Federico García Lorca:

Rosita, hasta el coño de esperarle.

Cuando te tiras de un sexto piso al vacío, es porque decides que sólo te quedan dos

cosas que hacer en la vida:

volar y desaparecer.

Volar y desaparecer.

 

Soy la que lleva sujetador.

Soy la que no.

Te digo que sólo hay dos:

los que nos respetan, y los que no.

Los que nos respetan, y los que no.

 

Un suspiro hondo.

Un pobre coño de madre habiendo parido la vida de lo que sufrió toda la suya.

 

Soy Yerma, me he follado a Víctor.

Estoy de cinco meses.

 

Se llamará lucha:

será niña.

FUMAR MATA.

 

FUMAR MATA.

Está en las cajetillas,

está en los hospitales,

está en el cáncer de pulmón del cadáver de tu padre.

 

Si el estado fuera una persona,

le comería la boca por intentar cuidarme tanto a todas horas.

 

FUMAR MATA.

Lo hemos visto en fotos.

Tráqueas podridas.

Ceniceantes pulmones.

Lenguas muertas.

Latín y griego.

No camasutra.

No nada que nos divierta.

No nada que nos haga sentir libres.

Al estado no le gusta que follemos,

porque es gratis

porque no mata

porque nos hace sentir vivas.

 

Al estado le excita lo casi muerto,

porque está sin fuerzas de patalear,

pero contribuyendo.

 

Al estado le gusta vernos contribuir.

 

Si el estado fuera una persona, le haría el desayuno cada mañana por mantenerme

siempre tan a salvo. El estado está muy preocupado por nosotras.

 

FUMAR MATA, nos dice.

 

Mira los bebés chimenea de las fotos.

Las mayúsculas negrita esquelísticas de las fotos,

que hablan de tu esquelética esperanza de vida en la tierra

sobre el paquete de tabaco que por sólo cinco euros incluye:

veinte cigarrillos y un anticipo de tu funeral,

veinte cigarrillos y un anticipo de tu miedo,

veinte cigarrillos y un anticipo de tu cadáver.

 

El estado no quiere que seas feliz.

El estado no quiere que seas feliz.

El estado

 

FUMAR MATA

 

Si el estado fuera una persona, intentaría ser yo.

Cerraría los ojos e imaginaría un estado de hombres sujetando esquelas.

Son un ejército de hombres sujetando esquelas

que llueven como llueve un trillón de cajetillas de tabaco

en un cuarto de basuras.

Llueven como basura.

 

Son un ejército de hombres alquitrán.

Hombres nicotina.

Hombres dióxido de carbono.

Hombres tóxicos.

Son un ejército de hombres de liar,

que llueven como un trillón de cajetillas de tabaco en un cuarto de basuras a punto de

advertirnos de nuestra esquelética esperanza de vida.

 

Y fíjate en las fotos de mi estado:

tu vecina muerta

tu amiga violada

el ojo inyectado en sangre de tu profesora de autoescuela.

Qué impotencia ¿no?

Una esquela, que no es una advertencia.

Una esquela,

de verdad.

 

En serio, quiero ser presidenta de este estado del miedo.

Os escribiría un mensaje, que ni siquiera incluye 20 cigarrillos,

pero sí un anticipo de tu cadáver:

los hombres matan.