Usted está aquí

Back to top
Cosmoversos Jueves 3 - Sala Orive 03/12/2020
De 12:30 hasta 13:30h
Hora de emisión:
19:00
Entradas:

HASTA COMPLETAR AFORO

Biografía

Raúl Alonso (Córdoba, 1975) es editor y escritor. Su obra se despliega en los poemarios La Plaga (Follas Novas, 2000); Libro de las Catástrofes (DVD Ediciones, 2002); El amor de Bodhisattva (Hiperión, 2004); La plaga [remastered] (Editorial Cántico, 2012); Temporal de lo
eterno
(La bella Varsovia, 2014) y en el género narrativo Lo que nunca te dije (Editorial Cántico, 2018). También es autor de la edición crítica bilingüe del Libre dels tres reys d’orient, y de las ediciones actualizadas del Libro del amigo y del amado, de Ramon Llull; de la novela
Zanoni, de Edward Bulwer-Lytton; y de la adaptación al castellano actual de las obras de Santa Teresa de Jesús Libro de su vida y Camino de perfección, así como del Tratado de la oración y meditación de San Pedro de Alcántara, este último en colaboración con el poeta
Rafael Antúnez.
Formó parte del equipo artístico de la ópera electrónica Todos caníbales, compuesta y dirigida por Fran MM Cabeza de Vaca, como autor de los textos originales. A su obra escrita añade una intensa labor como gestor cultural y crítico, colaborando en medios como Revista
Mercurio, Poscultura o El Placer de la Lectura. Su obra ha sido recogida en diversas antologías, y cuenta con las distinciones del I Premio de Poesía Joven Radio 3, el Premio Ciudad de Córdoba Ricardo Molina y el Premio Rosalía de Castro.

Voluntad

Línea celeste de los pájaros.
Un paseante vaga por la tarde.
Su camino es la vía del pensar.
Cinta terrestre de las dunas.
Un pensador se sienta en el desierto.
Su descanso es la vía del crear.
Senda de bosque de las mentes.
Un creador se extraña de sí mismo.
Su respuesta es la vía del saltar.
Vacío de la vida de los hombres.
Un saltador decide dar el salto.
Su cuerpo es un espacio y no un porqué.

Doble orilla

La vida es una orilla
pero no existe sola.
Nunca la vida es sólo una.
Cada vida son dos, una en la otra.
Orillas que se tienden frente a frente.
Tienen rumor distinto que al unirse
son un mismo rumor.
No se tocan del todo. Se contemplan.
Algunas veces funden su oleaje
en instante de amor o de universo.
Porque una vida es dos.
Las dos vidas reales. Verdaderas.
Una no está en la otra. La otra sí.

La victoria

Comienza el maratón de zeppelines.
Se elevan muy despacio. Son muchos.
(Como pájaros lentos
en busca de un asilo
donde volar seguros.)
El aire se los lleva. Sus pilotos
no saben el motivo
de su felicidad sobre el barranco.
Ven los acantilados. Ven las nubes.
Compiten su llegada. Nervadura
de ambiciones de tierra por el cielo.
Y luego explotan. Arden en el aire.
Profundidad de todo, sálvalos.
Nace mudez en los espectadores
de la lluvia de fuego. Cuando mueran
no sabrán si la vida les fue hermosa
o fea como una vida triste.

Tiempo de sí

El atleta saltó por los tejados
y cruzó todo el barrio. Yo lo oí.
Daba saltos de gato negro
tras su naturaleza blanca.
Comenzó en el mercado portuario,
eso dice la gente.
Pero nunca es verdad.
Su sombra es una voz en off
que a todos les susurra
cosas que ellos esconden.
Él se encuentra muy viejo,
con los miembros a punto de partirse
por tantos saltos dados.

Autores de la misma actividad