Usted está aquí

Back to top

YOL
AND
A
CA
STA

ÑO

Inauguración - Teatro Góngora - 27/09/2019 - 20:00h

Biografía

Yolanda Castaño (Santiago de Compostela, 1977) lleva ya 25 años publicando poesía original en gallego que, posteriormente, traduce al castellano. Sus hasta ahora seis poemarios le han valido galardones como el Premio de la Crítica Española, el Espiral Maior, el Ojo Crítico de RNE o el Novacaixagalicia, entre otros.

Autora del Año 2014 para las Librerías de Galicia, sus títulos más recientes, editados en su versión bilingüe por Visor, son ‘Libro de la Egoísta’ (2006), ‘Profundidad de Campo’ (2009) que fue escogido por el suplemento El Cultural (El Mundo) como uno de los cinco mejores poemarios publicados ese año en España y ‘La segunda lengua’ (2014), que se quedó a las puertas del Nacional de Poesía.

Fundadora de su propia Residencia para Escritores/as en Galicia, esta activa gestora cultural dirige también, desde 2009, varios proyectos estables con poetas siempre gallegos e internacionales: un taller anual de traducción poética, un festival internacional de poesía y el único ciclo mensual de lecturas internacionales en toda España (Premio de la Crítica Galicia mejor Iniciativa Cultural 2014). Filóloga y videocreadora, ofrece además conferencias, videopoesía, talleres literarios y otras muestras de su trabajo por toda Europa y América, además de Túnez, Marruecos, Cabo Verde, India, China o Japón.

Durante años trabajó en televisión (Premio Mestre Mateo Mejor Comunicador/a de TV 2005) y publicó columnas en distintas cabeceras gallegas. Habiéndose traducido en parte a más de 30 lenguas distintas, y con plaquettes editadas en castellano, alemán, chino, francés, croata y macedonio, ha publicado obras también como editora, traductora de poetas actuales, un libro-disco en italiano, libros en francés, inglés, armenio y macedonio, una antología personal en cómic poético y seis libros de poesía infantil. Desarrolla multitud de experiencias que fusionan la poesía con otros lenguajes creativos (música, plástica, audiovisual, danza, cómic, arquitectura… y hasta cocina), y ha obtenido becas internacionales de creación en residencia en Rodas (Grecia), Múnich, Beijing y Edimburgo.

 

© Foto de Dmitri Kotjuh.

 

LA POESÍA ES UNA LENGUA MINORIZADA

 

Comenzaría por el espesor. Su acidez, su ph.

 

Camina igual que una mujer:

entre la masacre de lo invisible

y el campo de concentración de la visibilidad.

 

Ladra estilo y final,

una épica hospitalaria.

 

En el poema el lenguaje

se hace oídos sordos a sí mismo,

en él las palabras amplían

su círculo de amistades.

 

Hay que masturbar el abecedario

hasta que balbucee cosas

aparentemente inconexas.

 

Caja de cambios del habla,

gestos de otro orden.

La sonrisa del mosquito dentro de la piedra de ámbar.

 

No se trata de que no comprendas árabe.

No entiendes

 

poesía.

 

De ‘A Segunda Lingua’ [‘La segunda lengua’] (Biling, 2014)

 

 

 

QUE ES DOLOR/ EL DOLOR QUE DE VERAS SIENTE

 

Tengo cara de gustarme

las cosas que no me gustan.

 

Los labios de todo el mundo

hablan sin despegarse.

 

Esto también es así.

Las paredes de una gruta en la que alguien, hace diez mil años,

mancilla lo natural de la piedra.

 

Monedas, corriente alterna,

una muchacha nacida con los genes de la belleza,

toda picada de complejos.

Como un orgasmo de Hedy Lamarr, los ojos de Nikola Tesla.

Un país donde no ser,

donde sólo

parecerlo.

Guantes desenfundados, sal, la más prestigiosa

de todas las escuelas de doblaje.

 

El capital es la pesadilla

de quedarnos atascados en nuestra capacidad simbólica.

El más favorecedor de todos:

maquillaje tanatoestético.

Años de trabajo vueltos un pedazo de granito ecuestre.

Una industria de la miseria, las huertas del wolframio.

Como un cuerpo ardiente que sabe, y

disimula.

Pestañas postizas de marca barata, una imagen

idéntica a sí misma.

 

Como poesía política que se confunde

con un selfie frente al espejo del baño.

La metonimia del mal,

normativo dislocado.

Escenificación, menú, la escalera de incendios del discurso.

Algo al que le crecen raíces aéreas

y anhela volver a la tierra en cuanto hace un tiempo que salió a la luz;

como los ojos de las patatas.

 

La mirada del poema es también así,

filas de hormigas obreras

aplastadas para permanecer,

 

restos de gestos

 

que parecen

otra cosa.

 

De ‘De Cantares hoxe’ (libro colectivo, 2013) y revistas digitales