Usted está aquí

Back to top

Joan Margarit 

Sanaüja, 1938

Biografía

Joan Margarit Consarnau

Sanaüja (Segarra, Catalunya, España), 1938. Poeta y arquitecto, catedrático jubilado de Cálculo e Estructuras de la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona.

En el ámbito de la literatura catalana le han sido concedidos los Premios Miquel de Palol y Vicent Andrés Estellés de 1982, el Premio Carles Riba de 1985, el Premio de la Crítica Serra d’Or de 1982, 1987 y 2007, el Premio Cadaqués a Quima Jaume de 2005, el Premio Cavall Verd de 2008, el Premi Nacional de Literatura de la Generalitat de Catalunya, también de 2008, y el Premio Jaume Fuster de l’Associació d’Escriptors en LLengua Catalana de 2016.

En el ámbito del Estado Español se le han concedido el Premio Nacional de la Crítica de 1984 y de 2008, el Premio Rosalía de Castro de 2008 y el Premio Nacional de Poesía, también de 2008.

Tugs in the fog, la primera antología (130 poemas) al inglés, traducida por Anna Crowe, recibió el 2006 la “Poetry Book Society recommended Translation”.

En 2013 le fue concedido en México el Premio Víctor Sandoval Poetas del Mundo Latino (a la obra completa), conjuntamente con el poeta mexicano José Emilio Pacheco.

En 2017 le ha sido concedido en Chile el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

 

Del autor

HORARIOS NOCTURNOS

Acostado contigo, oigo pasar los trenes,

y por mi frente cruzan sus luces encendidas

rasgando el terciopelo de esta noche.

Cada rato en silencio me deja una luz roja,

la nota en el pentágrama de cables y de vías

oscuras y brillantes. Acostado contigo,

oigo cómo se alejan con el ruido más triste.

Quizá me he equivocado no subiendo a uno de ellos.

Quizá el último acierto sea ‑abrazado a ti‑

dejar pasar los trenes en la noche.

(Aguafuertes, 1995)

CUESTA DE ATOCHA

 

Ellos dos van subiendo y nos cruzamos:

en la silla de ruedas,

sentado y encogido, solloza un hombre joven.

El padre, que la empuja,

echa hacia atrás los pies y, para hacer más fuerza,

estira cuanto puede las piernas y los brazos.

Así, encorvado y tenso,

puede vencer apenas la subida.

Sé lo que siente: que se ha hecho viejo.

Por un maldito instante

compadezco a ese padre: un error,

puesto que él todavía tiene a su hijo.

Esbozo una sonrisa mientras van alejándose.

Desde un portal,

una mujer me mira con reproche.

No comprende en qué escena de amor se está metiendo.

(Un asombroso invierno, 2017)