Usted está aquí

Back to top

José Ignacio Fernández 

Córdoba, 1991

Biografía

José Ignacio Fernández Bartolomé nace en Córdoba el 11 de enero de 1991, desde pequeño la literatura estuvo presente en su vida a través de su madre, la cual le inculcó el hábito y la pasión por la lectura. Tras varios años escribiendo en cuadernos perdidos y leyendo en la intimidad de su habitación, junto con la entrada a la universidad y el surgimiento de las redes sociales, descubrió que había gente que compartía sus textos con el resto y se organizaban diferentes recitales y eventos por toda España, llamando su atención las Jam de Poesía de Madrid y Granada. Tras asistir a algunas de ellas decidió organizar las Jam de Poesía en Córdoba, pues no era capaz de comprender cómo una ciudad así no disponía de un espacio de ese tipo. En 2015 le seleccionaron para aparecer en una antología de jóvenes poetas cordobeses (La punta del Iceberg, En Huida); a su vez, ha publicado un par de plaquettes (Ella solo quiere ser mujer, Translúcida); en noviembre de 2016 publica su primer poemario, titulado En ti me quedo, con la editorial En Huida, el cual ya ha presentado en ciudades como Córdoba, Ciudad Real, Madrid, Albacete y Sevilla. Ha quedado finalista de la última edición del premio de Dinamo Creación Literaria de la casa de la Juventud de Córdoba con su poema “Letanía”. Ha impartido varias conferencias en institutos y en la universidad de ELTE
(Budapest, Hungría), en las que hablaba sobre su poesía y sobre el panorama poético actual. También ha sido poeta invitado al festival de poesía de la ciudad de Córdoba: Cosmopoética en varias ocasiones.

Más Info Autor

Finalista poesía sénior. IV Certamen de Poesía y Microrrelato Casa de la Juventud.

Del autor

HIJOS DE LA EBRIEDAD

Somos hijos
de la discordia y el desdén;
criados entre olas de asfalto y hollín,
amamantados por una teta sin sabor a canela,

arrullados por el graznido de los cuervos.

Desolados, apátridas,
cambiamos lápices de colores
por un paquete de cigarrillos
y nuestro futuro por una sobredosis de eme.

Estáticos e inertes
bailamos ante desconocidos
mientras reclamamos nuestro nombre como una condena
y cuestionamos nuestro género al espejo.

Comemos de la basura que calentamos a la hoguera
de los títulos que nos prometieron una vida.

Galopando la rabia con manos frías.

Volvemos a la ropa de nuestro padres
porque siguen siendo nuestros abuelos
los que asaltan las calles.

Nos mostraron la luz de la fuerza y la palabra
dejando en el eco nuestra voz perdida.
Bebemos del don de la ebriedad,
siendo dignos hijos del limo.

Ahora escribimos los gritos
que una vez nos negaron:

si no somos capaces de cambiar el futuro,
al menos alteremos una vida.

FUTURO

Cuando tu boca me mire
tus ojos me hablarán.
Vendrá la luz y tendrá tus ojos,
será un sol nuevo el que los inunde;
llegarás como viento de cambio,
con palabras de amanecer y labios de noche.

Tus dientes serán claveles
y morderán las pupilas del mundo que hoy recojo con mis manos,
dirán a viva voz el canto de la primavera,
el florecer de la mañana, la luz del mediodía.

Guardaré el mar 
en los cajones de la memoria,
te asomarás a él curiosa y desentendida,
verás romper las olas a tus pies
y mirarás el horizonte en busca del naufragio.
Llegaré con sed de tierra
y serán cimientos tus manos.

Cargaremos los ladrillos de nuestras casas,
mezclaremos el cemento en nubes de hormigón,
salpicaremos los campos del sur con olivos de futuro,
teñiremos de verde el cielo con nuestro tejado,
la luz será llave y cierre del jardín futuro.

 

 

Jazz Café
02/10/2018
23:00