Usted está aquí

Back to top
María González

INTERIOR EN PIGNETO

 

El azul ha conquistado el baño. 

Las esquinas florecen en círculos de nieve. 

Mi pulmón izquierdo me cuenta 

que nunca fue tan verde la felicidad. 

El derecho sonríe mientras nos ahogamos. 

 

La ventana no es suficiente, 

las sábanas húmedas crujen la escarcha. 

Noto las tablas bajo los riñones. 

Non ti muovere, non ti muovere. 

 

Dile a mamá que fui feliz cuando Roma infectó mi cuerpo. 

Descríbele 

con detalle 

los restos que encontréis bajo el diafragma.