Usted está aquí

Back to top
Pedro Roso

AUTORRETRATO

 

Permítanme que me presente:

rarodeluna soy.

Raro, a los ojos de la gente,

quiere decir extraño, diferente;

de luna, porque estoy

(dicen) chiflado, majareta

porque me declaro poeta

comprometido y revolucionario;

ni fanático ni sectario:

inconformista, crítico, exigente.

 

Poeta y ciudadano.

(¿Qué tiene eso de raro?)

Créanme si les digo:

soy un tipo corriente

que en el poema, en el trabajo

o en la calle intenta ser consecuente

con lo que desea, piensa y defiende.

(¿Por qué resulta extraño?)

 

Poeta ocasional, escribo

desde la esperanza o el escalofrío

desde el entusiasmo o la indignación

la denuncia y la protesta es lo mío.

De mis límites soy consciente.

Me gustaría escribir como Otero

(porque a escribir se aprende)

que no todo ha de ser ruina y vacío.

Soy poeta social; eso me enorgullece.