Usted está aquí

Back to top

Rodrigo García

Madrid, 1996

Biografía

Rodrigo García Marina (Madrid, 1996) estudió viola en el CPM de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente estudia el grado de Medicina y el grado en Filosofía. Segundo premiado en el premio relato corto de la ULPGC. Ha publicado “la caricia de las amapolas”, ganador del premio Saulo Torón 2015. Ha publicado Aureus (Bandaàparte Editores), ganador del I Premio Irreconciliables 2017.

Del autor

al imbécil de Pablo Neruda

¡Yo no soy yo!
actually puedo ser cualquier
cosa actual mente im-
pera et severa el relativismo (la esencia berrea) por ej. si quiero
con esta pluma in
finita acábase aquí
ser un rayo de luz in
finito acábase acá
oh, poder no es querer any- way el camino se hace al andar
por eso he caminado doscientos diez kilómetros
y he encontrado esto: si quiero ser poeta de todas las cosas,
harto difícil, quizá pueda del siguiente modo no tono,
pues nadie se acostó barroco y se levantó
romántico cual quiltro mapuche
pues el clasicismo es transición e inexiste luego
no hay espacio (que entiendas)
en la memoria de cualquier musicólogo que se precie
musicólogo en cuestión que no en duda,
luego quizá pueda cortar cebolla a las once de la noche y sonreír
y como poeta de todas las cosas
con la misma sensibilidad de las ce-boyas
yo, ¡que no soy yo!
puedo violar a una mujer,
escribir un verso triste color sangre azul
y masticar ajos purísimos de buena mañana.

(Poema de “Aureus”, Bandaàparte Editores)

pero ellas no extrañan la nostalgia
ellas me enseñan la vuelta al mundo
¡han amenazado a hombres!
siembran una hueste de sordas atávicas
nunca mudas ante tan poca elección
si rompiera la cara de mis ancestras
pondrían el pecho, arañarían el erial
regarían las petunias hasta ocho veces
no olvidarían en ninguna parte el cuidado ni la discreción
por eso romperte
todo ya hecho para nadie
sin tortilla de patatas no hay catábasis
se disuelve cualquier tipo de vuelta
prefiero la furia a esta desasistida indiferencia
y ellas, que no aman la tierra que amasan
enseñando a espantar la tristeza
cantando malamente cualquier cosa
¡si les rompiera la cara! si naciera muda
si no encendiera el mito con estos nudillos de herencia
si mil orugas procesionarias no fueran suficiente veneno
quién escribiría
para quién

(Poema de “El pan sin levadura” proyecto de poética performativa, publicado en revista Thalamus)