Usted está aquí

Back to top

Zahara

Úbeda, 1983

Biografía

Considerada uno de los mayores referentes de la música indie en España, Zahara (Úbeda, 1983) lleva más de 20 años de carrera musical, 4 discos publicados y numerosas colaboraciones con otras figuras importantes de la escena musical (Love of Lesbian, La habitación roja, The New Raemon, Maga, Niños Mutantes, Miss Caffeina, Carlos Sadness...).
Inició su carrera con tan solo 12 años cuando compuso su primera canción. Su primer disco, autoeditado en 2005, fue Día 913. Tras el llegó La fabulosa historia de... en 2009, trabajo con el que se dió a conocer al gran público y cuyo primer corte “Merezco” fue la canción oficial de la Vuelta Ciclista a España de ese año. En 2011 Zahara regresa a la autogestión y publica su trabajo La Pareja Tóxica producido por Ricky Falkner. Su último disco, Santa, se publicó en 2015 bajo su propio sello discográfico Gozz Records.
A parte de su faceta como cantante, Zahara también ha publicado dos libros (Semaforismos y garabatonías [2014] y Trabajo, piso, pareja [2017]). También ha colaborado regularmente en el programa Likes (Movistar Plus) y en algunas producciones de teatro, radio, videoclips...
Su último trabajo publicado es Primera Temporada (2018), un EP compuesto por 4 versiones de conocidas canciones pertenecientes a diversas series de televisión. Actualmente Zahara se encuentra preparando el que será su quinto disco de estudio, grabado durante el verano de 2018 en Monnow Valley (Gales).

Del autor

Mi dolor matutino de tristeza

Él sabe que soy árida y lúgubre y también estaño y cemento.

Sabe que fui astronauta, cantante, torera. Que hay ríos que nacen de mi vientre, que tengo un reloj apagado,

que soy kamikace en espera.

Sabe que tengo una ermita en mi nombre

que bailo los sueños

que cruzo las piernas cuando pienso en los hombres

Él sabe del metal que me atraviesa, de la ilusión que me ronda,

del roedor que me corteja.

Él se mueve entre mis muslos

Penetra mi acero

Revuelca los escombros, sacia su deseo

El araña la nuca, devora las entrañas, mastica los besos

Se bebe mi sangre,

se come mis ojos,

se limpia en mi cuerpo.

Él sabe que soy una astilla

que tengo un cerrojo en el pecho que pinchan mis senos,

que arde mi enjambre,

que late mi útero yermo.

Él cabalgó mis secretos salvajes. Dominó mis agujas

Se deslizó entre mis huellas, ajustó mis engranajes

Fue la luz y la belleza,

fue el amor y la pereza encarnada, fue la metáfora y la ausencia,

mi corazón herido.

Mi soledad secreta

Fue mi delirio gigante de grandeza, mi tumor encapsulado.

Mi dolor matutino de tristeza

Aquellos que negué tres veces

Dedicaré la noche a algunos hombres.

Aquellos hombres que no merecen ni un minuto de mi atención,

pero por los que he contado las horas, los pasos, los latidos que desaparecían bajo mi ilusión.

Aquellos que me hacían pararme en seco cuando oía mi nombre en sus bocas. Con los que me temblaba el pulso, los que me volvían loca.

Aquellos que provocaban anorexia, bulimia, insomnio,

adicción, perversión, agonía, dolor de coño.

Esos hombres extraños,

guapos, altos o delgados,

de brazos cortos o fuertes,

que al besarme agarraban mi cuello y rompían la ropa.

Que al besarme dejaban caer su cuerpo en mi cuerpo.

Que al besarme me bajaban las bragas, se dejaban la voz en mi aliento

Aquellos que negué tres veces. Aquellos que celebré y maldije. Por los que velé en sus entierros Por los que lloré al verlos con vida.

Después de tantas derrotas almacenadas,

de tantos te voy a olvidar cómo sólo olvida quien ama, voy a servirme mi pequeña victoria.

Y es que esos hombres

que sólo su ego era más grande que su polla, vendrán a buscar su nombre,

y sufrirán cuando vean

que de todos los que hablo

ninguno es alguno de ellos.

 

 

Teatro Góngora
28/09/2018
21:00