Usted está aquí

Back to top
Alejandra
Vanessa

Actividad Cosmopoética

Espectáculo de poesía infantil - Biblioteca Central Córdoba 14/11/2021
12:30h
Entradas:

Entrada libre hasta completar aforo

Biografía

Alejandra Vanessa nació en Córdoba en 1981, aunque reside en Sevilla. Es escritora, actriz y licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Córdoba. Ha publicado los poemarios Colegio de monjas (mención especial del Premio Andalucía Joven de Poesía 2004; DVD, 2005), Poto y Cabengo (Valparaíso ediciones, 2015) y el libro híbrido El hombre del saco (El Gaviero, 2006). Imparte talleres de escritura creativa en la escuela de escritores Fuentetaja Literaria. Es una de las cofundadoras de la editorial La Bella Varsovia, donde ha ejercido durante diez años la labor de editora y gestora cultural. Se considera y la consideran una show woman en el escenario, una juglar del siglo XXI.

Poema

El indulto

En las manos de Minola

las ranas se adormecen.

Palpitan sus corazones

                     -pecho abierto de par en par-

bajo los ojos curiosos del ángel.

Minola espera, paciente,

la sincronización de los ventrículos:

-sístole de rana en mi corazón,

diástole de rana en mi corazón-

antes de cubrir el espectáculo.

 

Sobre la hierba húmeda

olor a charca,

aguja en mano:

con cada puntada, una oración;

con cada puntada, un hechizo;

con cada puntada, el indulto.

 

Leandra

De los labios agrietados de mi abuela

nacieron los refranes de mi infancia.

 

De sus manos fuertes, trabajadas,

Esta manía mía, independiente.

De su corazón tosco,

más seca que la hostia, dicen,

el espíritu curioso de las cerraduras.

De los surcos de la frente,

mi pincel sobre el lienzo blanco.

Y de su amor,

Leandra, porta-me’n clader que prepari el café,

mi abuelo.

De los labios agrietados de mi abuela

nacieron mis primeros secretos.

 

Los lápices salvajes

Los lápices salvajes 

crecen bajo la sombra del cerezo.

Duermen durante años

sobre una almohada de palabras.

En sus sueños de tierra

dibujan lagartijas voladoras.

 

Los lápices salvajes

crecen en los bosques de las afueras.

Imaginan que un niño

guía cada línea de sus pisadas.

Y sus manos salvajes

Los mendigos

Entre los frondosos arbustos, 

dos mendigos se entregan al Amor

ajenos al fin de este mundo.

 

Los sobrevuela, de vuelta a casa,

una bandada de vencejos.