Usted está aquí

Back to top
Cosmopeque

Cosmopeque, un espacio para la imaginación y la palabra

Los talleres infantiles regresan con un intenso programa durante los días 13 y 14 de julio y que tendrá su principal sede en la Biblioteca Central

Cosmopoética regresa este año con sus actividades infantiles, en las que se promueve entre los más pequeños de la casa, bajo el título genérico de Cosmopeque, el amor por la poesía y la palabra, tan importante en la niñez. El sábado 13 de noviembre y el domingo 14 serán las jornadas elegidas para desarrollar estas actividades, que se celebrarán en diferentes dependencias la Biblioteca Central de Lepanto, uno de los principales edificios de la ciudad dedicado de forma cotidiana a la divulgación de la literatura y la poesía.

La jornada del sábado arrancará a las 11:30 con Leire Bilbao, que ofrecerá el espectáculo infantil ‘Bestiapoemas y otros bichos, bichopoemas y otras bestias’, en el que se invita a los menores a recitar, cantar e inventar palabras. Por esta actividad, según explica esta conocida escritora vasca con una larga producción infantil a sus espaldas, pasean “un montón de poemas rugidores, poemas voladores y cangrejos chiquitejos que bailan claqué con su reflejo”. Los protagonistas son criaturas que habitan en la tierra, el agua y el aire, mientras que la rima lúdica y el ritmo pegadizo de estas composiciones invitan a ser recitadas y cantadas de forma colectiva.

Justo al acabar su peculiar recital la escritora vizcaína, tomará el relevo desde las 12:30 el poeta gallego Antonio García Tejeiro, con su su propuesta ‘Dijo el ratón a la luna’, pensada para niños a partir de siete años. Los poemas de este autor están teñidos de amor, de cobijo, de amistad y de mucha música. Teijeiro extrae, directamente de la luna y el mar, “besos y versos para soñar”. Según ha explicado el autor en alguna entrevista, él llegó a la poesía ya tarde, y el mundo de emociones que allí descubrió le ha acompañado ya para siempre. Por eso mismo, ha intentado siempre descubrir ese mundo a sus alumnos y en Cosmopeque podrá hacerlo también con los niños que acudan a la actividad.

El programa sabatino infantil se completará por la tarde en la Biblioteca Central y desde las 17:30 con el taller de ilustración infantil ‘Animales fantásticos’, que ofrece el artista Jesús Cisneros y para el que será necesario inscribirse. Durante el mismo, y utilizando varias técnicas de dibujo, se plasmarán una serie de personajes que reunirán elementos de la vida cotidiana y de la fantasía con los que construir la más imaginativa de las historias. Cerrará el sábado el escritor Jesús Aguado, que desde las 19:30 y hasta las 21:30 impartirá un taller de escritura para jóvenes en el Mirador María José Moros del Parque de la Asomadilla. Al taller, que necesita de inscripción previa, hay que acudir con móvil y tablet, pues también las nuevas tecnologías tienen su protagonismo en la creación literaria y poética.

La jornada del domingo 14 arrancará por último de 10:00 a 12:00, de nuevo en la Biblioteca Central y con Jesús Cisneros, que dirigirá esa mañana el taller juvenil de fanzine e ilustración ‘Personajes estelares’, en el que chicos de a partir de 14 años ilustrarán los poemas escritos la noche anterior en el taller celebrado en la Asomadilla. La idea de esta actividad, en la que es necesaria la inscripción, pasa por crear “un fanzine colectivo como no se ha visto otro en la galaxia”. Al mismo tiempo que se celebra este taller, y en el patio central de la Biblioteca, se ofrecerá otro taller, en este caso de carácter familiar, que ofrece La Casa de la Tomasa y que unirá poesía y arquitectura. Como colofón a estos dos días intensos de Cosmopeque se ofrecerá también esa misma mañana, en la Sala María Moliner de la Biblioteca, otro taller literario para toda la familia coordinado por la escritora cordobesa Alejandra Vanessa. Ahí se mezclarán poemas que niños y niñas de la península ibérica han escrito sobre la luna expresamente para Cosmopeque con adivinanzas, juegos, y otros poemas de todos los tiempos sobre el astro celeste, como el poema de Juan Kruz Igerabide: “La luna es una ficha de parchís que llegó al cielo”, o el conocido “Luna, luna, luna, luna, luna, sol; luna, luna, luna, luna, caracol”, de Antonio Rubio. Será un alegre punto y final a un ciclo infantil que supone una vuelta a la normalidad y a esa imagen hermosa de ver a los más pequeños y a los jóvenes cautivados por la magia de la poesía y la palabra.